19 mar. 2012

Inversamente proporcionales

Poder explicar un sentimiento es inversamente proporcional a la fuerza que lo sustente. Cuanto más intenso sea, menos palabras darán alcance para definirlo.

Paradójicamente, estos sentimientos encuentran su forma en los pequeños detalles, esos que anidan en los gestos, en las caricias, en las miradas, o simplemente en los silencios compartidos.
Por eso sigo esperando encontrar la oportunidad de poder regalarte, o mejor aún, de compartir estas cosas que a una la colocan a varios metros del suelo.
Así sería la unica manera de hacerte llegar todo lo que callan mis palabras, y todo lo que el corazón se cansa de seguir guardando.

Á*

23 nov. 2011

Ocupa de corazón

Estoy cansada de estar dando comienzos a historias que puede que nunca encuentren su forma vital de existir. A veces llegan a ser tan reales que duelen.
Estoy cansada de no poder parar este sentimiento, suele correr a distancias infinitas de mis capacidades y no puedo darle alcance para decirle que lo deje, que no lo intente más, que no se enganche a ti.
No quiero empezar a necesitarte porque se tristemente que apenas puedo sacar valor para cruzarme contigo y mirarte, de frente, como hacen los valientes.
Me deja sin fuerzas el hecho de que seas el punto y seguido con el que termino cada pensamiento.
Recreo tantos momentos a tu lado que ya me estoy acostumbrando a ti, a tus sonrisas, a tus miradas, a tu forma de tocarme y a como consigues erizarme la piel. Te guardo ahí, en el alma, en este espacio tan indefenso donde todo empieza  contigo. 
Ojalá tuviésemos dos cabezas en lugar de un solo corazón, como tenemos dos piernas, dos brazos, dos ojos... para ser yo quien tuviese la decisión de poder elegir a quién entregarme,  en que corazón busco mi nueva felicidad, mi nuevo hogar. Y no, que sin quererlo ni buscarlo, te encuentro aquí, amueblando cada rincón de este espacio ahora tan tuyo.

Á*

28 oct. 2011

Las cosas que no pude responder

Llevaba tiempo pensando en una entrada, quería hacerlo con algo que hubiera salido dentro de mi, pero cedo mi palabra al grandísimo Marwán. Simplemente, porque una coma más en sus letras, sería pecar de exceso, y una coma menos, las dejaría desnudas.

No será la primera y última vez que publique algo de él, porque siempre es mucho más certero que yo en encontrar las palabras a la hora de explicar las cosas.
Os dejo una de las canciones de su último disco ¨Las cosas que no pude responder¨.
También quería tratar de explicar lo que significa para mí las letras de este album, pero también se me han adelantado. Benjamín Prado, otro genio de las palabras.

Si quieres saber como escribe Marwán, imagínate un trapecista. Imagínatelo suspendido en el aire, cuando ya ha soltado uno de los columpios y aún no ha alcanzado el otro, con un vacío lleno de interrogaciones bajo los pies y la mano abierta hasta más alla de sí misma en busca de algo a lo que agarrarse. Marwán salta de la poesía a la canción y cada vez que consigue atrapar un verso como los que se escuchan en ¨Las cosas que no pude responder¨, el público siente alivio y euforia a partes iguales, como todas las personas que iban a caer y se han salvado.

No es fácil decir la palabra corazón de un modo que la oigamos por primera vez, y eso lo consigue aquí Marwán, que ha inventado un corazón que trabaja en el mismo circo que él, rodeado de fieras, llamas y lanzadores de cuchillos, que sale a caminar sobre el alambre con los cordones desatados y ha comprendido que el amor resiste más de lo que dura y que entre dos personas para la que aún existe la palabra todavía, lo que separan las palabras lo puede volver a unir la oscuridad.

Escribir es lanzarse uno mismo al aire sin estar seguro de si va a salir cara o cruz, y leer es su otra mitad. En esta canción, sin embargo, no hay riesgo: saldrá lo que hayas elegido, sea lo que sea, porque ¨las cosas que no pude responder¨lo tiene todo. Y como estarán de acuerdo conmigo en que la palabra todo no se puede decir casi nunca de casi nada, imagínense lo que eso significa y en qué lugar la sitúa: arriba, en el lugar hacia el que mira la gente, donde la emoción quema y la belleza es tan afilada que deja cicatrices, en un mundo en el que cualquier cosa podría suceder.


Benjamín Prado.

Las cosas que no pude responder:
http://www.youtube.com/watch?v=RxqWjEw-fMU


El corazón serán los restos de un tal vez que no ha cicatrizado...


Si quereis aprender de sus palabras, recomiendo que compreís su libro ¨la triste historia de tu cuerpo sobre el mío¨.

25 ago. 2011

Déjame intentarlo

Te lo diría de tantas formas, podría encontrar hasta una explicación para que lo entendieras (y eso que dicen que la razón es cosa de locos cuando hablamos de amor), te lo haría ver desde todas las perspectivas que  pudiese encontrar, sería capaz de demostrartelo hasta donde me estuviese permitido llegar...
Solo dime que me das una oportunidad para intentarlo; al menos seré feliz sabiendo que en algún momento, pude tocar tu corazón.

Á*

20 ago. 2011

Welcome to my world.

Os dejo un fragmento del libro "Sentimientos negativos" de Risto Mejide. No puedo describirlo porque me faltan a la vez que me sobran palabras... No creo que se puedan añadir ni quitar ni si quiera las comas.


Antes que nada perdona si huele un poco a cerrado, hacía mucho tiempo que nadie se alojaba aquí, y menos aún con la intención de quedarse. 
Ábreme bien de puertas y ventanas. Que corra el aire, que entre tu luz, que pinten algo los colores, que a este azul se le suba el rojo, que hoy nos vamos a poner moraos.
Y hablando de ponerse, vete poniendo cómoda, que estás en tu casa. Yo, por mi parte, lo he dejado todo dispuesto para que no quieras mudarte ya más. Puedes dejar tus cosas aquí, entre los años que te busqué y los que te pienso seguir encontrando. Los primeros están llenos de errores, los segundos, teñidos de ganas de no equivocarme otra vez. 
El espacio es tan acogedor como me permite mi honestidad. Ni muy pequeño como para sentirse incómodo, ni demasiado grande como para meter mentiras. Mis recuerdos, los dejé todos esparcidos por ahí, en cajas de zapatos gastados y cansados de merodear por vidas ajenas. 
No pises aún, que está fregado con lágrimas recientes, y podrías resbalar. Yo te aviso. 
El interruptor general de corriente está conectado a cada una de tus sonrisas. Intenta administrarlas bien y no reírte demasiado a carcajadas, no vayas a fundirlo de sopetón. No sé si te lo había comentado antes, pero la estufa la pones tú.
Y hablando del tema, he intentado que la temperatura del agua siempre estuviera a tu gusto, pero si de vez en cuando notas un jarro de agua fría, eso es que se me ha ido la mano con el calentador. Sal y vuelve a entrar pasados unos minutos. Discúlpame si es la única solución, es lo que tenemos los de la vieja escuela, que a estas alturas ya no nos fabrican ni los recambios.
Tampoco acaba de funcionarme bien la lavadora. Hay cosas del pasado que necesitarán más de un lavado, es inevitable. Y hay cosas del futuro que, como es normal, se acabarán gastando de tanto lavarlas. La recomendación, ensuciarse a su ritmo y en su grado justo. Eso sí, no te preocupes por lo que pase con las sábanas, que las mías lo aguantan todo.
Para a acabar, te he dejado un baño de princesa, una cama de bella durmiente, un sofá de puta de lujo y algo de pollo hecho en la nevera. Para que los disfrutes a tu gusto, eso sí, siempre que sigas reservando el derecho de admisión.
Aquí no vienes a rendir cuentas, sino a rendirte tú. Aquí no vienes a competir con nadie, sino a compartirte a mí. Y lo de dar explicaciones, para el señor Stevenson.
El resto, no sé, supongo que está todo por hacer. Encontrarás que sobra algún tabique emocional, que falta alguna neurona por amueblar, y que echas de menos, sobre todo al principio, alguna reforma en fachada y estructura.
Dime que tienes toda la vida, y voy pidiendo presupuestos.
Dime que intentaremos toda una vida, e iré encofrando mis nunca más.
 

26 jul. 2011

El drama de las parejas

Si le hubieran dicho que lo que ocurria era que le obligaba a ver el programa de la tele que ella elegia sin preguntarle, y no el partido de futbol que el queria ver,o que dejaba de hablarle despues de haberle gritado por haber consentido a la niña, o por haber derramado un vaso de agua en el mantel, o porque se le habia escapado un pedo al levantarse de la silla para alcanzar una punta de pan que estaba al otro extremo de la mesa, si hubiera sabido que el gran drama de sus padres se reducia a eso, a esas pequeñas miserias, no se habria pasado las noches llorando hasta que el sueño la vencia. Tal vez se hubiera reido, o se hubiera conformado con la tranquilizadora idea de que su padre no era del todo infeliz,o tal vez se habria sentido peor porque habria intuido que eso, que esas pequeñeces, eran el verdadero drama de las parejas que no son felices juntas.

"El tiempo mintras tanto"

Me he dado cuenta que se aguantan mucho mejor las contrariedades grandes, que las pequeñas  nimiedades de cada dia.

Creo que lo que hace enamorarte de una persona, son esos pequeños defectos que pueden llegar a hacerla unica. Que uno llega a convertirlos en pequeñas perfecciones que van completando a uno.
Pero cuando el amor se va apagando...las cosas se ven de otro modo. Esos detalles que antes te llenaban, ahora poco a poco te van vaciando...
Á•

21 jun. 2011

Mudanzas

Esta entrada va dedicada a una persona en especial, y a todas aquellas personas, que un día, se dan cuenta de que no pueden seguir avanzando si no dejan determinados pesos en el camino.
Jamás olvideis que la vida está formada por etapas, y es muy importante saber reconocer (con o sin ayuda) el final, puesto que los finales marcan nuevos principios. Adelante.

Vamos a hacer limpieza general
y vamos a tirar todas las cosas
que no nos sirven para nada, esas
cosas que ya no utilizamos, esas
otras que no hacen más que coger polvo,
las que evitamos encontrarnos porque
nos traen los recuerdos más amargos,
las que nos hacen daño, ocupan sitio
o no quisimos nunca tener cerca.
Vamos a hacer limpieza general
o, mejor todavía, una mudanza
que nos permita abandonar las cosas
sin tocarlas siquiera, sin mancharnos,
dejándolas donde han estado siempre;
vamos a irnos nosotros, vida mía,
para empezar a acumular de nuevo.
O vamos a prenderle fuego a todo
y a quedarnos en paz, con esa imagen
de las brasas del mundo ante los ojos
y con el corazón deshabitado.

Amalia Bautista - Vamos a hacer limpieza general